Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: InterNet
Visto: 5503

El fenómeno Klout empieza a hacerse notar. Hay clientes, empresas, organizaciones, personas que comienzan a preocuparse (con cierto caracter de urgencia..) en aumentar uno de los índices sociales que en breve dará que hablar. Klout se está estandarizando como referente como rankeador de influencia individual en la red. Individual entendido como individuo digital: persona o cualquier organismo con una identidad digital compuesta por uno o más perfiles en espacios sociales. Y es que ante la enorme dispersión de información y presencia de marcas en tan variopinta web social en que estamos, acudir a un solo sitio y que te dé un dato absoluto sobre alguien, ‘contextualizable’ al conjunto del universo online, la verdad: más allá de egos personales y corporativos, tiene atractivo. Sea para los que necesitan encontrar (o simplemente informarse) de qué perfiles mantienen unas ciertas actitudes en relación a los demás: lideraje, difusión, conectores…, información sobre identidad digital clasificada por los temas sobre los que más publica un sujeto (dime sobre qué twitteas y te diré a qué te dedicas ;-) ) o una propuesta de medición de representatividad dentro del ecosistema digital.

Nuevo kloutExisten otros competidores como PeerIndex o Kred.ly que aplicarán otros algoritmos de cálculo de un ránking, más o menos acertado o cercano a una idea de quién es quien en el universo online. Como el algoritmo de Google, o la fórmula de la Coca-Cola, los factores que componen el producto final identitario son secretos y generan desajustes importantes. Medir/pesar quién es una persona, marca, empresa u organización no es nada fácil, teniendo en cuenta la innumerable cantidad de factores humanos que les afectan y se escapan a la matemática: percepciones, sensaciones, apatías, feelings, cariños, rencores, filias o fobias (para nombrar algunas).

Hace 1 año, se esta hablando sobre la importancia del etiquetaje personal y las repercusiones sobre la reputación que iba a poder tener. De momento va cumpliéndose una cierta hoja de ruta en el evolutivo de nuestra vida en paralelo a lo digital. La dimensión online de nuestras vidas va abriéndose camino, y seguirá una tendencia parecida a nuestra realidad tradicional, aunque su crecimiento y evolución exponencial la llevará mucho más allá de lo que nuestra realidad actual representa hoy para nosotros. Accederemos (todos) a un tipo de información que hasta ahora había residido sólo en trepidantes guiones cinematográficos de ficción:


Y otras que se sumarán y que ahora mismo ni se nos ocurren..

Ante un indicador de esta naturaleza, y con un potencial de credibilidad aún medio/medio-bajo por su poca trayectoria y opacidad en el manejo de su fórmula de ponderación de factores intervinientes, comparto 2 ideas al respecto: